Lo que dura un mensaje

No es lo mismo exposición que recuerdo, ni duración que persistencia.

La reciente campaña de Benetton, idéntica a la primera, o la aburrida campaña electoral en España, nuevamente con mítines grises y mensajes enlatados, son una prueba más de lo difícil que resulta eso. Que te recuerden, que te quieran, que resistas el paso del tiempo…aún cuando ese tiempo es desafiante y cargado de nubes negras como el que vivimos. No lo digo yo, sino dos investigadores de la Universidad de Amsterdam, Sophie Lecheler y Claes H. de Vreese, quienes hablan en un artículo publicado por el Journal of Communication (61), de la duración de los efectos del framing.

Ellos no lo aplican al mundo de la publicidad, sino al de la comunicación política. Aunque el artículo merece un vistazo reposado, te adelanto una consideración que me parece curiosa y que hace pensar de cara a la próxima cita electoral en España, el 20N. Los efectos en los ciudadanos tras la exposición inicial a algún mensaje/ contenido varían en función del contexto, del conocimiento político que tenga esa ciudadano. Ahora bien, no sólo eso, quizás más interesante es saber ¿cuánto duran? y sobre todo ¿qué consiguen? Por lo que han testado estos autores, a menor conocimiento por parte de los ciudadanos, los efectos de recuerdo son más cortos y resulta más complicado que éstos integren la información nueva en su proceso mental. Sin duda, solo es un apunte pero puede que resulte interesante de cara a los días, semanas y meses posteriores al 20N.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s