4 factores que explican el resurgimiento del fútbol brasileño

“Perdimos porque no ganamos”. Con esa lógica tan primitiva como desasosegante descrita por el “gordo” Ronaldo tras acabar un partido de fútbol, parece haber funcionado el modelo deportivo de un país como Brasil en los últimos años. “Perdimos” porque no conseguimos retener a ninguno de nuestros talentos en nuestro país. “Perdimos” porque el grado de profesionalización en torno a los clubes de fútbol es escaso. “Perdimos” porque no conseguíamos invertir en un modelo y dejábamos toda la cosecha a merced de agentes colaterales al modelo deportivo (representantes, agentes, ex jugadores…). Tan ciertas estas palabras del que fuera 9, 10 y 11 de grandes equipos de fútbol europeos como el Inter de Milán, PSV, F.C. Barcelona, o Real Madrid, entre otros, como su carrera de 100 metros, su regate o sus bicicletas. Y sin embargo, hoy algo ha cambiado. Hoy “ganamos”. ¿Por qué?

A continuación algunas pistas que ponen de manifiesto las bases de ese supuesto milagro brasileño.

1. Profesionalización del patrocinio deportivo integrado. Por poner un ejemplo, desde que Luis Álvaro Ribeiro asumiera la presidencia del Santos, el club más famoso del fútbol de Brasil, se ha pasado de una inversión de 3 millones a 14 millones de euros en patrocinio. ¿Más números fuera del campo de fútbol? El banco BMG invirtió en 2012 algo más de 26 millones de euros en deporte, de los cuales 19 fueron a parar al fútbol. La inversión de patrocinadores explica buena parte de esa pócima de éxito a la hora de soportar la ficha de estrellas de Neymar o Pato, por poner dos casos, no es ningún misterio…Si no, que se lo digan a la liga de fútbol española que, como apunta el informe elaborado por el CIES- International Centre for Sports Studies, se ha convertido en la liga que más ha visto incrementar el volumen de futbolistas emigrados en el último año. ¿Es coincidencia que además la liga de fútbol española haya pasado al sexto lugar del ranking en inversión que encabeza…..Brasil? No lo parece desde luego.

2. En 2003 el Gobierno brasileño aprobó una legislación restrictiva, poco o nada tolerante con la inseguridad dentro de los estadios. Importante medida en un país que ha visto incrementar el volumen de su hinchada y socios…llegando casi a números europeos (aunque lejos de los 90.000 del Real Madrid o 180.000 del F.C. Barcelona).

3. Los ingresos y retornos por derechos de televisión se suman a este cóctel interesante deportivo. Nada nuevo en comparación con el modelo europeo de fútbol, pero sí distinto tanto en la cantidad que reportan como en el equilibrio que persiguen. Baste el dato de que la publicidad y la televisión significa la mitad de los ingresos generados por los clubes de fútbol brasileños.

4. El cambio generacional de la población cada vez con mayor poder adquisitivo, una moneda local cada vez más fuerte, buenas perspectivas de crecimiento para los próximos meses y la pasión por el deporte, y el fútbol concretamente, en el horizonte de un Mundial de fútbol (2014), o unos Juegos Olímpicos (Río, 2016) constituyen variables de peso a tener en cuenta para el baile.

Son solo 4 apuntes ligeros que explican buena parte del cambio que se está dando en el modelo de gestión deportiva, el cual pasa por integrar diversas variables. Las primeras son económicas por supuesto, también sociales, políticas y fiscales…y desde luego que están propiciando un punto de inflexión, una mejora de la profesionalización del deporte, y esto significa ganar en reputación para el propio club, las administraciones y a fin de cuentas, el país. Veremos si los próximos meses sirven para hacer frente a los desafíos que aún tienen pendientes por delante (exceso de equipaje en forma de deuda, cierto vicio por meter la mano en las cuentas, mimbres aún tiernos en la estructura del modelo en una sociedad emergente que es la sexta economía mundial).

Lo que parece cierto es que Brasil está dando pasos para conseguir de nuevo el éxito futbolístico. Y no solo por haber conseguido el pasado Mundial de clubes, sino también por la manera en que está desarrollando el modelo de gestión y comunicación deportiva. Gracias a él, ahora ya “ganan porque no pierden”.

Interesantes todas ellas las conclusiones que aporta el informe citado. Puedes decargártelo aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s