Disparando marcos mentales

Sin duda uno de los grandes acontecimientos de los últimos meses…a la altura del escándalo de Lance Amstrong. La historia de otro superhombre que cae. El artículo acaba de salir publicado estos días en la revista TIME y habla no solo del mito, sino también de la cuestión de fondo, el alto grado de violencia innato y asumido en la cultura sudafricana con el caso del disparo del atleta, icono y ahora pistolero Oscar Pistorius. Lo firma Alex Perry y en él aborda cómo el crimen revela una realidad existente en este rincón del planeta. De especial interés y un must es esa parte en la que el escritor describe cómo el deporte en Sudáfrica se ha convertido en un vector de la sociedad para dar forma a los sueños e ilusiones. Rescato a continuación un pasaje para aquellos que no terminan de ver el deporte como activador y reflejo de otras dimensiones (social, política, religiosa, etc.)

“When in 1995- a jittery year after the end of apartheid- South Africa´s first black President, Nelson Mandela, adopted the Afrikaner game, rugby, and cheered the national team on to a World Cup win, he was judged to have held the country together. In 2010 his successors in the ANC delivered the message that Africa was the world´s newest emerging market and open for business through the faultless sateging of a soccer World Cup”.

Más allá de la descripción consabida de los sucesos que terminan con la vida de Reeva Steenkamp, su mujer, merece la pena la construcción del mito que hace el autor. La conformación de la persona, la educación de su madre y el camino que le inculcan para alcanzar el éxito social a través del deporte. Interesante el apunte del atleta al que se le amputaron las piernas antes de que cumpliese el primer año, el mismo que comenzó a usar unas prótesis de fibra de carbón para correr, a quien motivaba su madre (“El verdadero perdedor no es la persona que cruza último la meta. El verdadero perdedor es la persona que se sienta y que no trata de competir”) para volar por la pista en una final olímpica (2 medallas de oro y una de plata en los Paralímpicos de Londres 2012), el hombre guapo, atractivo, educado…es el mismo que hace unos días oye de repente ruidos en casa y rebusca en el gatillo. Así de sencillo en un país donde las encuestas arrojan realidades incómodas (27,6% de los hombres confesaron en una encuesta reciente, ser acosadores y donde el 46,3% de las víctimas eran menores de 16 años, el 22,9% por debajo de los 11 años y el 9,4% por debajo de los 6) y un grave problema de violencia e inseguridad, que por el momento sobrepasa a las autoridades y fuerzas de seguridad.

Puede que por eso el pistolero Pistorius haya querido diseñar para su defensa un plan de acción-reacción a partir de la activación del relato de la seguridad y la protección…consciente de que no activa solo una respuesta, sino un marco potente de identificación. O quizás es solo una vía para buscar el perdón y la redención social (y económica en forma de patrocinadores). En cualquier caso, con el disparo que acaba en homicidio, también se mutilan las expectativas y sueños de una nación que desde hace tiempo construye sus principales mitos en torno al deporte.

Para los interesados en esto de los marcos, las metáforas y la activación mediante el lenguaje, no dejéis de leer el clásico Metáforas de la vida cotidiana (George Lakoff y Mark Johnson, 1980). Antesala del ya mítico No pienses en el elefante (George Lakoff, 2007).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s