¿Cuánto influye la madurez en el rendimiento de las plantillas en el deporte de elite?

Los principales campeonatos en España, y en la mayor parte de países europeos, encaran la última curva antes de llegar a la recta de meta. Serán 10 o 12 partidos (en el caso de la Liga BBVA por ejemplo) en los que las plantillas van a atravesar una infinidad de factores y variables, algunas controlables y otras no tanto, de las que dependerá el resultado final. Ahora bien, ¿hasta qué punto un valor como la experiencia de un jugador o jugadora puede determinar e influir en un resultado deportivo? ¿Es conveniente incorporar savia fresca, o es mejor confiar los minutos calientes a un jefe en el vestuario?  ¿Mejor los jugadores influyentes, o los críticos para estos momentos de tensión y presión?

Estas son solo algunas preguntas que se plantea el estadista Nate Silver en  su libro The Signal and the Noise. Muchos le conocerán porque en 2008 pronosticó que Barack Obama y los demócratas ganarían las elecciones en 49 estados de Estados Unidos. Falló uno. En las elecciones de 2012 repitió pronóstico e hizo pleno. Otros muchos le conocen por sus aportaciones en su blog FiveThirtyEight, una auténtica joya, y colaboraciones para The New York Times o ahora ESPN. Es sin duda, uno de los mayores expertos en estudios de estadística, aplicada a  distintos deportes, economía y también política.

Y es que como este autor comenta en sus páginas, los jugadores con mayor recorrido en una disciplina deportiva parecen ser deportistas más seguros y sólidos de cara a predecir determinadas actuaciones y comportamientos. No sólo porque estos deportistas tengan más información, consecuencia de su trayectoria larga a nivel deportivo, y por tanto se pueda contar con más variables, sino porque tienen mayor capacidad de aprendizaje

Comenta en este interesante  libro el autor de PECOTA,  que no hay una definición formal de cuáles deben de ser las habilidades mentales de un jugador, pero que existen 5 habilidades intelectuales y psicológicas que considera que ayudan a predecir el éxito en una liga profesional. A continuación las traducimos aquí:

1. Preparación y ética del trabajo. Con el frecuente ritmo de partidos al que te obliga el calendario, hay que tener cierta disciplina, rutinas para estar preparado para actuar en el deporte de elite cada día.

Como nos confesaba el entrenador de balonmano Talant Dujshebaev en una charla hace un par de años, no puedes confiar solo en el talento y la creatividad para los 40 o 60 partidos que una plantilla tiene a lo largo de distintos campeonatos. Orden, disciplina, táctica.

2. Concentración. Relacionado también con la preparación, pero se refiere a la manera en la cual el jugador se comporta durante el curso del partido. Así por tanto, los jugadores de más edad tienden a mostrarse más concentrados durante más minutos en el partido.

Es decir, la variable edad-cansancio-concentración no correlaciona tan alto como la variable edad-aprendizaje-concentración. Se desmonta así una cuestión importante y muy a tener en cuenta en las grandes macroeventos deportivos como puedan ser el Mundobasket de España, o el Mundial de fútbol de Brasil.

3. Gestión expectativas y humildad. La habilidad para enfrentarse al fallo requiere de memoria rápida y un cierto sentido del “humor”. Esas habilidades harán al jugador más crítico una vez consiga llegar hasta donde están los mejores y tenga que tratar con fans y medios de comunicación.

Aquí el humor no debe entenderse sino como la capacidad de ser más crítico, analítico consigo mismo a partir de los escenarios de incertidumbre que se le plantean a lo largo del partido.

4. Adaptación y aprendizaje. ¿Es el jugador capaz de de procesar nueva información durante el partido? ¿Tiene éxito? ¿Escucha los consejos de su entrenador? La diferencia entre un jugador amateur y un profesional en muchas ocasiones pasa por la rigidez mental en la toma de decisiones.

Los marcos o estructuras mentales con los que los deportistas, y todas las personas, cuentan a la hora de interpretar las señales, están muy relacionados con el recorrido y trayectoria de ese deportista a lo largo de su carrera deportiva. Las numerosas ocasiones en las que él o ella experimenta esa situación (algunas de estas pueden ser: una lesión, un marcador en contra, la presión por ganar, una expulsión, etc.…) y lo aprendido a partir de entonces. Es por eso, que se hace cada vez más conveniente introducir herramientas de formación y asesoría en comunicación en los gabinetes de entidades o clubes de alto nivel. No vale únicamente con ser mayor, sino que es necesario sacar partido de la experiencia a partir del trabajo de estos marcos o estructuras mentales. La información no sirve de nada si no somos capaces de gestionarla, manejarla para separar el ruido de la señal.

5. Conocer el escenario es clave. O lo que es lo mismo, no tiene sentido considerar la información sin considerar previamente el contexto. Podemos formar un buen colectivo, con ilusión, joven y mentalidad ganadora- pero parece decir Silver– si no se introduce la variable escenario o contexto, lo anterior no sirve de mucho o de nada.

De la infinidad de elementos que influyen en el rendimiento de un colectivo, en un club o entidad, algunos pesan más que otros. Sabemos hoy, por ejemplo, que el talento, la escucha, la anticipación, o la innovación son algunas de las herramientas que permiten manejar mejor las situaciones que acontecen de manera imprevista y a las que hay que adaptarse cuanto antes para no perder el partido. No solo son cuestiones que se producen en el terreno de juego, en muchas ocasiones los desafíos o las crisis también pueden venir de de fuera del mismo, surgiendo así en la propia institución o entidad deportiva. Estos días tenemos numerosos ejemplos de ello, llámese Oscar Pistorius y su juicio mediático, por poner un caso actual.

El libro está cargado de anécdotas, conceptos y casos que revelan cómo información no es sinónimo de conocimiento, ni señal de ruido, ni fervor de emoción. Interesante y muy aplicable a la comunicación que se proyecta desde instituciones y clubes deportivos y que aprovecharemos para explicar más en detalle con motivo del Curso que dirigimos en la Escuela de Verano de la Universidad Complutense de Madrid, Dirección y gestión estratégica de la comunicación en el deporte. Descárgate el programa y resérvate un sitio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s